MANUAL DE DRAMATURGIA  
<< Anterior / Siguiente>>
           

En este momento ustedes deben inventar una historia como ésta; díganla de pie, cada vez que suceda algo caminen un paso. Verán como adelantan.
Más ejemplos para que quede claro. Ejemplos de textos teatrales. En el primero los hombres se indignan por el abuso que hacen de ellos sus esposas.

ANTONIO.- ( A Pedro) ¿ Traes la laniza?
PEDRO.- No, dijeron que no.
JACINTO.- Eso no es posible, cómo carajos...
PEDRO.- Se encabronaron por lo de la jarra y los gritos.
JACINTO.- Esto ya llegó al límite de lo aceptable. ¿ Qué quieren de nosotros? ¿ No les basta conque hagamos la casa, que vayamos al mercado, que seamos sus choferes? En fin, todo.
ANTONIO.- Te faltó decir que les damos nuestro sueldo íntegro. Bueno, Jacinto y yo.
PEDRO.- Yo trabajo de otra forma.
ANTONIO.- Esto nos pasa por dejados, les dimos la mano y se tomaron el pie.
PEDRO- Tenemos que hacer algo, lo único que les falta es que nos peguen.
ANTONIO.- Eso de que les falta...
PEDRO.- ¿ Te han...?
ANTONIO.- Sí.
PEDRO.- ¿ Y tú te has dejado?
ANTONIO.- Son dos contra uno.
PEDRO.- Esto es anticonstitucional.
JACINTO.- Lo que es a mí ya no me la vuelven a hacer. ¡ Esto se acabó! De hoy en adelante...
ANTONIO.- Durante siglos el hombre dominó a la mujer, ¿ qué ha sucedido con nosotros?
(EL PODER DE LOS HOMBRES, de Tomás Urtusástegui)

Pondré otro ejemplo para que no quede ninguna duda: Dos niños recorren un sótano de un edificio de Tlatelolco después de la matanza de 1968.

REY.- Por aquí. Ven.
REYNA.- ¿Oíste?
REY.-¿ Qué?
REYNA.- Ruidos. ¿ Qué sería? Uy, todo esto está lleno de polvo.
REY.- Es que hace mucho que todo está abandonado.
REYNA.- Cuántas telarañas hay por aquí.
REY.- Ya...En todas partes hay telarañas.
REYNA.- Pero aquí hay mucho más. Mira. Algo se movió por allá. ¿ Sería un ratón? Ay, Rey. Mejor no hubiéramos venido.
REY.- Ya...Cómo mueles.
REYNA.- Pudimos ir mejor al cine, pero todo por tu famosa colección de casquillos. Ay, mira. Ya me manché la blusa.
REY.- Tú querías venir conmigo.
REYNA.- Yo te dije que como tú quisieras. Y tú me trajiste.
REY.- Ayúdame a buscar en el suelo. Por aquí dispararon muchos tiros y debe estar lleno de casquillos.
REYNA.- Tú cómo sabes. ¿ Quién te lo dijo?
REY.- Tengo un amigo que tú no conoces. El sabe muchas cosas. A veces me regala un cigarro y me deja ver sus revistas. El me ha dicho que el relajo duró casi dos días. Que los disparos seguían oyéndose después...sin parar...rebotando en los edificios. Ven. Vamos a buscar por allá.
(LA FÁBRICA DE JUGUETES, de Jesús González Dávila)
Tan importante como conocer las características del diálogo teatral es saber los errores en que se puede caer. El usar equivocadamente el color o el carácter nos llevarán a no aceptar al personaje. Si en lugar de adelantar la acción la detenemos- DETENER LA ACCIÓN- se pierde el ritmo y sobre todo el interés del público. Se detiene la acción por varios motivos.
1.- Didácticos : Cuando el autor escribe de más o se sale de la acción para informarnos algo que considera importante pero que no tiene nada que ver con la obra. Esto sucede sobre todo cuando se tiene una intención didáctica . Por medio del teatro muchos autores nos quieren explicar desde cómo limpiarnos correctamente los dientes a cualquier tesis filosófica pasando por las matemáticas o la geografía.
2.- Placenteros: Cuando uno empieza a escribir teatro y pone a dialogar a sus personajes y estos lo logran, uno se entusiasma y sigue escribe y escribe para que ellos sigan hablando. Aplicando color mexicano decimos que nos picamos.
3.- Presunción: En otras ocasiones queremos demostrar nuestra erudición y llenamos nuestro texto de datos o de citas que no sirven a la acción de la obra.

<< Anterior / Siguiente>>