MANUAL DE DRAMATURGIA    
<< ___ >>

( TRILORIA, de Norma Román Calvo)

MACHO I.- Ora pues. Aquí te los aparto.
MACHO II.- ( Sale del baño en ropa interior) ¿ Dónde está? Enséñamelos.
MACHO I.- Ve nada más.
MACHO II.- Ay, ojalá fueran de una vieja de verdad. ( Se acerca la pantaleta a su sexo y la empieza a mover lentamente) Imagínatela, tenerla así, despacito, y de pronto Zas! dejársela ir así, de chingadazo.
MACHO I.- ¿ A poco esa es tu técnica?
MACHO II.- Nunca falla. Si una vieja no chilla en la cama, su orgasmo no es completo. Esto me lo han dicho las propias viejas.
(PAPALOTL CORNER/ ESQUINA MARIPOSA, de Pedro Cassanova)

LUCIO.- Al teatro hay que amarlo, entregarse a él por completo, no a ratos. Les aseguro que él nunca ha sentido lo que es transformarse en otra persona y lograr que el público te lo crea, Eso es lo más chingón que existe en la vida. Tú creando tu propio personaje, casi como un Dios...
( HOY ESTRENO, de Tomás Urtusástegui)

Los indios, los machos y el actor son todos tipos. Un porcentaje muy elevado del teatro mexicano, y del resto del mundo, está conformado con personajes tipos.
El lenguaje que corresponde al tipo, lenguaje teatral, se sobreentiende, es el color. Recuérdenlo. Color geográfico, profesional, etc. etc. El norteño es un tipo, la prostituta también. Ahora bien, un tipo puede pasar en una obra de teatro a otro tipo, eso dependerá de las circunstancias o situaciones. Me explico. Pensemos en un tipo, un verdugo. Mientras ejerza su profesión hablará, actuará y se vestirá como verdugo. Pero si lo situamos en su hogar, junto a su madre y a sus hijos, tomará el tipo de hijo y de padre y hablará de una manera diferente a la de su trabajo. Cualquiera de nosotros pertenecemos a diferentes tipos. Al levantarnos y enfrentarnos con nuestra cónyuge seremos esposos, en el trabajo seremos oficinistas, si salimos a comer con compañeros de primaría seremos amigos, en la tarde al ir a la iglesia a un rosario por el alma de Juan que se murió, seremos feligreses. Para curar la pena iremos a la cantina y ahí seremos machos. En cada lugar nos comportaremos distinto, hablaremos un lenguaje propio, nos moveremos y gesticularemos de un modo particular, es posible que hasta usemos un vestuario distinto: pijama, bata, traje negro, camisa abierta. Dije al describir a los tipos diferentes que estos no pueden sufrir cambios y que tampoco tienen trayectoria. Este pasar de un tipo a otro no indica cambio. Sencillamente somos otro tipo. Cuando regresemos al anterior seguirá siendo el mismo. El verdugo al regresar al cadalso se comportará y hablará como siempre lo ha hecho en ese lugar. Los personajes tipos no requieren muchos antecedentes ya que todos los conocemos muy bien.

CARÁCTER

Un personaje carácter es un ser complejo, con un vicio de carácter, recurrente, con una trayectoria definida, tanático o erótico, que mueve o padece la acción, que sufre un cambio importante durante su trayectoria, que puede ser cerebral, cordial o visceral; que es contradictorio y aspira a la singularidad.
¿ Muy difícil? Vamos a aclarar punto por punto. El primero es el más simple. Un ser complejo es el que no es sencillo, el que tiene muchos elementos que lo forman y no uno solo. Este concepto no creo que necesite mayor aclaración, en cambio, el vicio de carácter nos va a llevar más tiempo. El diccionario dice que vicio es un defecto o imperfección que hace que una persona sea impropia para el fin al que se destina. También que es una disposición o tendencia a lo malo. Yo diría, de manera más sencilla, que vicio es la exageración de cualquiera de nuestros gustos normales. La comida me da un gusto, si la exagero llego a la gula. El gozar del sexo es lo normal, si me vuelvo obsesivo se convierte en lujuria. El descansar es necesario y gratificante, el no hacer nada nos lleva a la pereza. Vicio es exagerar cualquier cosa, por eso nos decían nuestros padres que "cualquier exceso es malo" o que " todo con medida, nada con exceso". Lo que no sabían, o más bien lo sabían muy profundamente, y por eso tantas recomendaciones, es que cada uno de nosotros tiene un vicio y que ese vicio es el que va a marcar toda nuestra vida. En unos de forma intensa, en otros de manera ligera, pero marcados al fin y al cabo. Por eso tantas prohibiciones, tantas amenazas con el infierno. Todo inútil. Ese vicio seguirá en nosotros y es el que nos va a dar una personalidad propia. Es nuestro vicio de carácter. Algunos podremos ocultar nuestro vicio, otro no. La iglesia, siempre inteligente, supo hace muchos siglos del poder de estos vicios; para quitárnoslos o para por lo menos controlarlos, los nombró pecados. A los más frecuentes y que además eran los que más influían en el ser humano les agregó el calificativo de capitales. ¿ Recuerdan los pecados capitales? Son siete: lujuria, gula, ira, pereza, soberbia, envidia y avaricia. Estos vicios son los que movían al mundo...y lo siguen moviendo. Hay muchos otros vicios, unos mayores y

n loro sin pagar.
INDIO I.- Si no, dámilo mi loro.

 
<< Anterior / Siguiente>>