MANUAL DE DRAMATURGIA  
<< ___ >>
 

CÉSAR.- Mira las caras de tus hijos: ellos están totalmente de acuerdo con mi fracaso. Me consideran como a un muerto. Y, sin embargo, no hay un solo hombre en México que sepa todo lo que yo sé de la Revolución. Ahora se convencerán en la escuela, cuando mis sucesores demuestren su ignorancia.
En pocas líneas nos dibuja Usigli a un personaje perdedor que se rebela contra ello. Este es un antecedente de carácter.

2.- DIVISIÓN EN ESCENAS ALTAS Y BAJAS

Esta división no se da sólo al inicio de la obra. Se coloca en la gráfica al principio para recordar que toda la pieza o comedia debe tener escenas altas y escenas bajas. Los tres actos, no sólo el primero. Una obra de teatro se puede comparar a una sinfonía. Esta tendrá notas altas y notas bajas y según la frecuencia de cada una de ellas y su intensidad así será el resultado musical. En teatro las escenas altas corresponden a la acción, a la anécdota, a lo que sucede en la historia. Las escenas bajas sirven para presentarnos el carácter de los personajes, para darnos información, para reflexionar sobre algún punto específico. Si no se tuviera este ritmo y se dieran puras escenas altas el público se agotaría rápidamente y como acto de rechazo alejará de su mente la obra. En cambio si toda es con escenas bajas el público se aburrirá, y nada difícil, se dormirá. Pondremos un ejemplo de escena alta:

PRESIDENTE.- ¿ Estaba usted firmemente decidido a matar al señor Obregón?
LEÓN TORAL.- Sí, señor.
PRESIDENTE.- ¿ Lo había pensado con anterioridad?
LEÓN TORAL.- Desde el siete de julio.
PRESIDENTE.- ¿ Su propósito era absolutamente irrevocable?
LEÓN TORAL.- Sí...
PRESIDENTE.- Al atacar a Obregón lo hizo sin darle tiempo a defenderse. ¿ Por qué lo atacó por la espalda?
LEÓN TORAL.- Lo hice por la espalda, porque por el frente era imposible...Yo pregunto: ¿quién en un caso similar obra más noblemente, el que lo mata así exponiendo su vida, o el que emboscado le tira, salvándose y con el peligro de herir a otros?

De esta misma obra y para comparar veamos una escena baja, una escena de reflexión.

LEÓN TORAL.- Llegué alguna vez a imaginar esto: que la otra vida fuera, como por ejemplo, Europa, y pudiera y decirle amigablemente al señor Obregón: " Mire, las cosas no se arreglan aquí sino dejando de estar usted. Vámonos a Europa. Yo me comprometo a acompañarlo. Ahí tengo un amigo que nos dará todo lo necesario, que nos tendrá en su palacio. El único sacrifico para usted es dejar México y su esposa y no volver a saber de ellos. Pero yo me ofrezco a acompañarlo para que no esté solo, para que ni siquiera el viaje lo haga solo"...
( EL JUICIO, de Vicente Leñero).

3.- ARRANQUE DE LA ACCIÓN

Es el momento en que se inicia o se conoce el conflicto. Sirve para situarlo y presentar al protagonista o a su antagonista. Es cuando el público se da cuenta de cuál va a ser el problema aunque no sepa aún el tema y menos la tesis del autor.
Un marido ha estado buscando unos papeles, la mujer le habla de una cena a la que tienen que concurrir, él, cansado, le dice que vaya sola, ella accede. Aquí arranca la acción:

LA MUJER.- Bien: si es así, iré...
EL MARIDO.- ¡ Oh! ¿ Por qué tienes tanto interés en ir a esa cena? Ahora no irás de ninguna manera...
LA MUJER.- No te entiendo.
EL MARIDO.- ¿ Quiénes concurren?
LA MUJER.- No sé.
EL MARIDO.- ¿ No te han dicho quiénes concurren? Falta de cortesía.
LA MUJER.- Acaba de llegar Gastón.
EL MARIDO.- ¿ Quién es Gastón?
LA MUJER.- El hijo del doctor.
EL MARIDO.- Gastón ¿ es joven?
LA MUJER.- ¡ Naturalmente!
EL MARIDO.- ¿ Más joven que yo?
LA MUJER.- Eso...
EL MARIDO.- Sí, más joven que yo...No te rías...¿ Por qué te ríes? Me comparas con él, ¿ no es verdad?

<< Anterior / Siguiente>>